martes, 14 de julio de 2020

Video comentario domingo 16º "A"

Comentario al Evangelio Domingo 16º "A"



también puede verse en 


Eduardo

Comentario domingo 16A

Los misterios del reino se siguen revelando

DOMINGO DECIMOSEXTO - "A"


Eduardo de la Serna



Lectura del libro de la Sabiduría     12, 13. 16-19

Resumen: resaltando la fuerza de Dios el autor manifiesta que esta se manifiesta en la misericordia – a diferencia de la fuerza en los injustos  que se manifiesta en opresión y violencia – y esto repercute en la historia humana.

El libro de la Sabiduría es sin dudas el libro más griego de toda la Biblia. En esta parte del libro, centrada en Dios, destaca que Dios es misericordioso, y que su poder (isjys, 3 veces en esta parte, vv.16.17.18) es la fuente de su misericordia. Su “fuerza” es el principio (arjê) de la justicia, y siendo “señor” (déspozein) sobre todos, sobre todos muestra (feídomaicompasión. Esta indulgencia de Dios es la característica de la unidad (cf. v.8). 

El v.19 en realidad da comienzo a la unidad siguiente (vv-19-22) pero como consecuencia de esto, por lo cual el v.19 puede relacionarse con éste (“actuando así…”) invitando a los justos a una actitud frente a los demás (filantropía), y a los pecadores al arrepentimiento (metánoian). Esta filantropía es característica de la sabiduría (1,6) que tiene un espíritu de “filantropía” (7,23). De este modo, se destaca que el justo debe caracterizarse por la sabiduría, del mismo modo que – alentado por la indulgencia de Dios – el pecador es invitado a la conversión.

Es el monoteísmo confesado explícitamente (“fuera de ti no hay Dios”, v.13) el que manifiesta el poder divino que se manifiesta en los beneficios a la humanidad como varios escritos tardíos lo confirman:

  • “¡Dios es misericordioso protector de todos!” (3 Macabeos 6,9)
  • “Dios es amigo de la justicia (…) está operando de continuo las conoce y no se le oculta nada, insisto (…) de la misma manera que Dios beneficia al mundo entero, tú, si lo imitas, serás perfecto” (Aristeas 209-210)
  • “Fuera de ti, no hay otro dios al cuidado de todos, para que puedas mostrar que no juzgas injustamente” (Sabiduría 12,13)
  • “Adora al Dios del cielo, que hace bajar el rocío y la lluvia sobre la tierra, El hace todo en ella, ha creado todo con su voz, y de él procede toda vida” (Jubileos 12,4)
  • “Considera cómo Dios favorece al género humano; él es quien les proporciona en todo momento salud, alimento y todo lo demás” (Aristeas 190)
  • “Adoran al Dios que ve todas las cosas y las crea” (Aristeas 16)
  • “Tú, oh Dios, eres la esperanza y refugio de los pobres” (Salmos de Salomón 15,1)

Pero este Dios de la justicia no es ajeno al universo del hombre. El poder de Dios es inicio de la realización de un orden humano de justicia. Sobre este “poder” de Dios es que se detendrá en los vv.16-18 con lo que a su vez habla de la justicia. La fuerza sobre la que se asienta el mundo de los que no son sabios es la violencia (por eso oprimen y explotan a los débiles, 2,11); la fuerza de Dios se manifiesta en su misericordia. 



Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma     8, 26-27

Resumen: la importancia del espíritu de Dios se sintetiza en esta breve unidad destacando el contraste entre la fortaleza, que nos viene por el espíritu de dios, y la debilidad humana sin la que no sabríamos siquiera dirigirnos a Dios como corresponde. Pero con el espíritu la oración es conforme a Dios.


Pablo sigue el importante cap. 8 de la carta a los Romanos manifestando el rol que en los creyentes juega el espíritu de Dios. 

Para empezar el espíritu se manifiesta en contraste con la debilidad (astheneía). Es sabido que el “espíritu” es la fuerza que viene de Dios para sostener (synantilambanô, venir en nuestra ayuda, como lo que Marta pide que María haga, Lc 10,40), se hace cargo de nuestra debilidad, el camino de los llamados a seguir su voluntad y sus caminos. Con nuestras capacidades ni siquiera sabemos cómo pedir (proseújomai), de allí que el espíritu intercede (hyperentugjanei, única vez en la Biblia) con “gemidos” (la otra vez que se encuentra en el NT – Hch 7,34 – traduce el término “clamores” (cf. Ex 2,24; 6,5). Estos gemidos no son la voz de un bebé, sino los gritos del dolor, la opresión y el sufrimiento y por eso son “inexpresables” (alálêtos, también única vez en la Biblia, literalmente: “sin palabras”). 

El verbo “investigar / sondear / escrutar” no es muy frecuente en la Biblia (6x) y suele referirse a la voluntad de Dios. En este caso, “el que escruta los corazones” (= Dios) conoce las aspiraciones íntimas del espíritu. “Conocer / tender” (frónêma) es también poco frecuente (2x en 2 Mac y 4x en Romanos) aunque depende hacia dónde se tienda (la carne o el espíritu, 8,6). En este caso se refiere a tender hacia el espíritu, por lo que la “intercesión” (entugjanô) es “según (kata) Dios” y “en favor (hyper) de los santos” (es decir, los miembros del pueblo de Dios). El espíritu, don por excelencia de Dios para los tiempos nuevos, nos hace tender en sentido contrario a lo que nos separa de Dios; por el contrario, nos hace tender a la vida, interceder coherentemente con la voluntad de Dios.



Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo     13, 24-43

Resumen: Una serie de elementos, mezclados en su origen (de Marcos, de Q y propios de Mateo) continúan el capítulo de las parábolas. En este caso comenzando y concluyendo con la del trigo y la cizaña y centradas en dos parábolas del reino. Jesús, cuando habla de algo tan importante para él, como es el reino, sólo lo hace en parábolas. Los sencillos pueden comprenderlo.


Comenzando con una nueva parábola – que es propia de Mateo – y culminando con la explicación de la misma, la liturgia sigue presentando el capítulo de las parábolas propio de Mateo. Esta unidad tiene textos que dependen de diversas fuentes, veamos:


Orden de Mateo
Fuente / origen
Parábola de la cizaña y el trigo
Propia de Mateo

(Mateo omite la semilla que crece sola, de Marcos)
Parábola del grano de mostaza
De Marcos y de Q
Parábola de la levadura
De Q
Por qué habla en parábolas 3
De Marcos
Explicación de la parábola de la cizaña
Propia de Mateo


1)     La parábola del trigo y la cizaña (13,24-30)


La parábola pone el acento en el “hombre” señalando que sembró “buena semilla” (cosa que se repite en v.27), pero “un enemigo” siembra cizaña. La característica es que no es fácil distinguir – especialmente en los primeros tiempos – una de otra. Cuando llega el tiempo de los frutos, entonces se puede reconocer el trigo y la cizaña, y por tanto arrancar una para quemarla, y el otro para ponerlo en el granero. La parábola es, entonces, una invitación a imitar la paciencia del “hombre”, a eso se asemeja el reino. Aparentemente el sentido es confrontar la impaciencia “mesiánica” (cf. Is 60,21) para la cual solo habrá justos en medio del pueblo. La parábola señala que todavía no es el tiempo del juicio. Por otra parte, parece una puesta en forma de parábola del dicho de que “el árbol se conoce por sus frutos” (Mt 12,33, texto Q), “por los frutos los conocerán” (exclusivo de Mateo, 7,16).


2)     Parábola del grano de mostaza (13,31-32)


Es interesante notar la diferencia que esta parábola presenta en Marcos y en Q: el acento, en Marcos, está puesto en el contraste entre la “más pequeña” y la “más grande” (Mc 4,31-32). Lucas – como lo hace otras veces – prefiere el texto de Q, donde el acento está puesto en el crecimiento “hasta árbol” (Lc 13,19). Mateo ha escogido ambos acentos y señala el contraste y también el crecimiento “hasta árbol” (v.32). El reino, entonces, se asemeja a un crecimiento importante y que contrasta con un comienzo pequeño.


3)     Parábola de la levadura (13,33)


La parábola de la levadura se encuentra en Q donde pone en paralelo – como lo hace otras veces – el accionar de un varón y el de una mujer. El paralelo es preciso:


          Tomó un hombre … hasta (árbol)

          Tomó una mujer … hasta (fermentar todo)


Como el texto no se encuentra en Marcos, Mateo repite palabra por palabra lo tomado de Q con la excepción de “de los cielos” dicho del Reino, como es su costumbre, y un pequeño prefijo en el verbo “esconder”. El acento es semejante al anterior de Q (la levadura) y está dado por el resultado final del accionar del varón / mujer; en este caso la gran cantidad de harina fermentada, como para hacer una fiesta.


4)     Jesús habla en parábolas (13,34-35)


Marcos y Mateo ya habían señalado (ver el domingo pasado) por qué Jesús habla en parábolas. Allí destaca que “nada les hablaba” (“les”, como ya fue dicho en 13,10) sin parábolas. Seguramente es para destacar que cuando habla acerca del Reino, Jesús solamente habla en parábolas. Y – como es común en Mateo – nuevamente destaca que se cumple lo dicho por el profeta (en este caso un Salmo, 77,2). 


Sal 78,2
Mt 13,35
voy a abrir mi boca en parábolas (masal), a evocar los enigmas (haîdôt) del pasado.
Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo.


5)     Explicación de la parábola de la cizaña (13,36-43)


Nuevamente al explicar la parábola, Mateo recurre a una alegoría, es decir a una explicación simbólica en la cual cada parte de lo narrado tiene un significado: el sembrador, el campo, la semilla, la cizaña, el enemigo… Cambia un poco en v.40 con “como, pues”, pero el acento está puesto en el fin del mundo. En este caso hay dos grupos en cuestión, los que obran la injusticia y los justos y su referencia es el juicio.

sábado, 11 de julio de 2020

Un par de reflexiones mediáticas

Un par de reflexiones mediáticas


Eduardo de la Serna


La experiencia nos muestra que los adolescentes dicen cosas como estas: “mamá y papá no me quieren”, “los odio”, “me quiero morir”, “no me dejan salir para ver a mis amigues”, “yo soy libre”, “me voy a ir de casa”, y muchas veces hacen cosas en ese sentido (aunque, hay que reconocerlo, los adolescentes, normalmente no actúan en consecuencia, es – más bien – un tira y afloje con otros y con ellos mismos para dejar de adolecer). A lo mejor, para hacer un buen estudio sobre los diferentes tipos de adolescencia se pueda ir a una marcha, cacerolazo, banderazo, o ---azos varios. Se los encontrará a montones.


Cristina Pérez (¿regalito de Antonio Domingo Bussi a la Televisión argentina?), que entre paréntesis se parece cada vez más a Eduardo Feinmann, cuestionó vehementemente el dicho del presidente Alberto Fernández de que quiere “terminar con los odiadores seriales”. Tanto desbarrancó que hasta Reinaldo Sietecase intentaba contenerla. “¿Quién es el presidente para terminar con alguien?”, espetaba. Si hubiera dicho “terminar con los narcotraficantes” (Mauricio y Mariu dixerunt), o terminar con los secuestradores, o con el crimen organizado quizás Babi, perdón, Cristina, no se hubiera visto implicada. Pero como de “odiadores seriales” se trataba, salió a defender. ¿A quiénes defendía? Todos lo sabemos. Y sabemos por qué lo hacía.


Antes de escribir esto que sigue, quiero aclarar (para evitar malentendidos odiantes) que no estoy de acuerdo con lo que diré; es solamente un ejemplo: «En nuestro país hay libertad de culto. Hay varios curas presos (Grassi, o los del Provolo son un buen ejemplo de eso); su prisión atenta contra esa libertad de culto. La Conferencia Episcopal Argentina debería reclamar la libertad de los curas presos, ¡ya!» Nadie, sensato, al menos, defendería esto que acabo de escribir. Pero si hay un periodista delincuente, pareciera que toda la corporación periodística debiera defenderlo en nombre de la libertad de prensa. ¡Raro! Si un periodista, por inventar un caso, usara su rol para extorsionar, chantajear, presionar, encarcelar (en complicidad con jueces, fiscales, servicios de inteligencia y patoteros de baja estofa), en ese caso, la libertad de prensa, ¿es un escudo contra cualquier posible investigación y eventual juicio?


Y en esa misma tesitura, se inventó que se quería encarcelar periodistas por mentir, espiar, difamar… A lo mejor por eso liberaron peligrosísimos delincuentes y violadores… para llenar las cárceles de buenos periodistas (estoy ironizando con dos noticias falsas que nunca ocurrieron); en lo personal, quiero aclarar: salvo a los delincuentes, claro, no los quiero presos… los quiero desocupados, que es diferente. En esa misma línea, pudimos ver una solicitada de periodistas, con una lista interminable de nombres (entre paréntesis, ¿por qué no los ponen en un cierto orden lógico para asegurar que no haya repeticiones involuntarias? En lo personal detecté, al menos cuatro), en los que – además – llaman la atención algunas ausencias (además de firmantes cuyos nombres no figuraron). allí decían que “tenemos reglas por cumplir. No vale todo”. Lástima que para algunos pareciera que no tienen reglas porque sí vale todo. Se llama poder. Se llama impunidad, que con frecuencia son sinónimos. Lo curioso es que muchos de los que ayer reclamaban que “no toquen a periodistas”, no fueron tan convincentes cuando “tocaron”, insultaron y golpearon a “otros periodistas”. Es “la gran Cristina Pérez”: no los toquen si son amigos; si no lo son… bueno, podemos hacer una excepción; y los nombres exceptuantes son bien conocidos: entre los periodistas (o que fungen de tales) y entre los políticos (o que cobran como tales). No hace falta nombrarlos, sería darles más entidad de la que merecen.

 

Imagen tomada de http://ente.over-blog.com/2018/05/la-real-funcion-de-un-periodista-feliz-dia-mundial-de-la-libertad-de-prensa.html

 


viernes, 10 de julio de 2020

Estoy muy triste

Estoy muy triste


Eduardo de la Serna



En la vida de todos hay cosas que nos alegran, y entonces son motivos de celebración, de compartir espacios y momentos con otros, y también momentos que nos entristecen, nos dan pena o dolor.


En lo personal, reconozco a nivel social o político tres momentos en los que me llené de tristeza: el golpe de marzo de 1976, la toma de Malvinas y el triunfo de Alfonsín. Los entreví como momentos de mucho dolor y tristeza futuros para el pueblo.


Hoy, mirando muchos momentos y acontecimientos presentes, debo reconocer que hay momentos que me llenan de tristeza. Aún no son como los del pasado, y ojalá no lo sean. Pero de tristeza al fin. Y lo que me llena de tristeza es, especialmente, ver la cantidad de gente que – pareciera – está haciendo todo lo posible para que yo la odie. Y no quiero odiar, porque el odio hace más mal al odiador que al odiado, nos rebaja como personas, nos llena de veneno el corazón. No quiero odiar… pero a veces tengo que hacer esfuerzos para que el odio no florezca. Cuando veo muchos pobres idiotas útiles, manejados de las narinas por odiadores (o por los que no se resignan a haber perdido poder en las pasadas elecciones presidenciales), cuando veo u oigo gritos cargados de irracionalidad, incapaces de encontrarse y hablar, o cuando veo los mensajes de odiadores que no saben sino odiar, como Fernando iglesias o Laura Alonso, que quizás no puedan con su persona y sólo puedan envenenar el aire que los rodean, me da mucha tristeza. Y a veces mucha rabia. No quiero odiar. Pero pareciera que ellos buscan desesperadamente (quizás para ser tenidos en cuenta al menos en eso) ser odiados. Ver energúmenos (o energumenados) en el obelisco, hablando como si lo que dijeran mereciera siquiera ser escuchado, atentando contra un periodismo en algo que no merecerá repudio de los que ayer decían que los periodistas podrían ser encarcelados (no sabía que era penable la estupidez) …  ¿Por qué quieren crear clima de odio? ¿No era que la grieta y sarasa, sarasa…?


Espero que el odio no triunfe… por hoy debo decir que ¿odiar? no los odio, pero el desprecio que siento por ellos es verdaderamente vomitivo.

 

Imagen tomada de https://www.pinterest.es/pin/716846465674646245/


jueves, 9 de julio de 2020

Del dicho al hecho...

Del dicho al hecho…

¿puede haber un nuncio cristiano?


Eduardo de la Serna



A veces, formularse una pregunta, es molesto. Hay preguntas mal hechas, preguntas tendenciosas, preguntas profundas… ¡Las hay de todo tipo! Algunas, interrogan no tanto la esencia cuanto la realidad, o la posibilidad. En ese sentido es que me formulo la mía:


¿puede haber un nuncio apostólico cristiano?


Sin duda, si la respuesta saliera desde los libros o desde la teoría, la respuesta sería positiva. “Poder” puede, o – al menos – es una posibilidad. Además, que, si hubiera al menos uno, queda claro que la posibilidad existe. Pero…


Si miro mi experiencia con los nuncios en Argentina he de decir que no he conocido ninguno de esos supuestos nuncios “cristianos”. A veces, algunos, han sido decisivos en nombramientos episcopales, y en ocasiones hemos tenido grandes obispos (pocas ocasiones, creo). Pero, esos mismos obispos jugaban al tenis con genocidas. Y, eso de una de cal y otra de arena, o quedar bien con Dios y con el diablo (o con el dinero), no me parece particularmente “cristiano”.


Nuncio en Chile fue Angelo Sodano, y no hace falta decir más. Por no mencionar a Prigione en México y Gerada en El Salvador, para el dolor de Samuel Ruiz y Oscar A. Romero.


Nuncio hoy, en Colombia, es Luis Mariano Montemayor (apellido de triste alcurnia en la memoria del genocidio en Argentina, debo decirlo), que con una nimiedad (“derecho internacional”) niega que lo que está ocurriendo en ese país con los líderes sociales y los desmovilizados de las FARC, como ayer del M 19 y la Unión Patriótica fuera un “genocidio”. La lectura fundamentalista no suele ser recomendable. Además de la pregunta: ¿con qué derecho habla?


Y acá mi pregunta: un nuncio debiera ser un embajador de un Estado (el Vaticano) ante otro Estado. Pero, además, es decisivo en los nombramientos de obispos (¿por qué? ¿qué razón hay para eso?). Si eso es así, y si el obispo de Cali, por ejemplo, habla pastoralmente de la situación que vive su comunidad, ¿en qué afecta eso al Estado Vaticano?, ¿o el nuncio cree que el obispo es un súbdito de este Estado? Y – para peor – un grupo de obispos raudamente a coro acompañando al señor Embajador; eso en mi país suele ser llamado “chupamediez”. Ahora bien… un embajador debe procurar que haya buenas relaciones entre los estados que él representa y ante el que se encuentra destinado. De hecho, cuando eso no ocurre, se han visto casos (no me refiero a Embajadores vaticanos, en este caso) en los que un embajador es retirado o expulsado, o – casos más graves aún – se rompen relaciones y retiran los embajadores mutuamente. Pero, si para tener buenas relaciones, el embajador hace suyas las posiciones del gobierno ante el que está destinado, hay una frontera que se empieza a debilitar. Más aun cuando no queda claro ¡qué es el Estado Vaticano! Los obispos no tienen que rendir cuentas ante ningún nuncio (y no se entiende en virtud de qué el nuncio participa de las reuniones de la Conferencia Episcopal de cada país). Las buenas relaciones, en general, se entienden en un sentido comercial, lo que no parece el caso con el Estado Vaticano. No en vano, hay dos tipos de obispos cuya entidad teológica se discute seriamente: los obispos “auxiliares” (titulares de diócesis de ficción) y los nuncios.


Pero, y acá reitero… si no se encuentra el sentido de los nuncios y, además, sabiendo que de los nombramientos episcopales perfectamente podría ocuparse otra instancia (las conferencias episcopales, por ejemplo) quizás por eso se entienda que – al menos en la práctica – nunca haya podido conocer yo, en toda mi vida, un nuncio cristiano. ¡Una pena!

 

Foto tomada de https://www.abc.es/bienestar/fitness/abci-tenis-201909240937_noticia.html


martes, 7 de julio de 2020

Video, comentario litúrgico domingo 15 durante el año (ciclo "A")

Comentario litúrgico, domingo 15 durante el año




también puede verse en https://youtu.be/XXv87y6Tutk

Eduardo

Cinco pruebas de que la oposición no (siempre) miente

Cinco pruebas de que la oposición no (siempre) miente


Eduardo de la Serna

En tiempo fake news (noticias falsas), como las que inundaron las redes diciendo que se liberaron presos peligrosos, o que se encarcelarían periodistas prestigiosos (o que hacen las veces de tales), nos hemos ido habituando a que “verás que todo es mentira”. Ninguna de estas cosas ocurrió, ¿y quién nos quita lo caceroleado?


(I) Luis Majul (del que nadie duraría que es opositor hoy, oficialista ayer) dijo vehementemente: “en Macri veo algo de Mandela, áaaallgggo, ojo”. Difícilmente se diría que eso es mentira. Ambos tienen dos ojos, ambos tienen boca, quizás también cerebro ¿ambos tendrán cárcel? Pero es claro que sólo es algo. Macri no es negro.


(II) Casi como si fuera ensayado y programado, todos los antiguos miembros del gobierno que el pueblo eyectó del poder repitieron “yo pongo las manos en el fuego por Mauricio”; todos, aunque Waldo dudó un poquito, hay que reconocerlo. Es lógico que todos pongan las manos en el fuego por uno del grupo, más si es el jefe, de eso se trata una asociación ilícita, en el mismo lodo, todos manoseaus.


(III) Hernán Iglesias Illia, vocero del antiguo gobierno y redactor del espantoso comunicado miró fijo a cámaras y dijo “¡quédense tranquilos! Macri no recibió nunca una carpeta del espionaje”. Después de cuatro años de macrismo lo tenemos claro, ¿cómo le van a entregar una carpeta si Macri no lee? Se sabe que siempre recurría a los Power Point (y de pocas diapositivas, dicen). Las carpetas las tienen y las leen otros… otros de bien Arribas.


(IV) El reciente comunicado, firmado por los jefes de los partidos de la coalición “Juntos por el cambio”, habló de un crimen de “gravedad institucional”. Y sin duda lo es. El comunicado lo es. El partido del viejo adversario que despidió un amigo, ha decidido relacionarse con el gobierno en un esquema de “enemigo”, rompiendo todos los canales de diálogo y debate democrático llamando asesina a la vicepresidenta y cómplice al presidente conducido de las narinas por una jefa de partido que nunca ha terminado de purgar su pasado en su conciencia. Un crimen (que como todos los crímenes debe – o debiera – ser investigado, salvo que se llame Facundo o Rafita, por ejemplo) fue transformado en un hacha enterrada por un grupejo, transformando ese crimen (por lo que se dice en los medios, un crimen que nada tiene que ver con la política) en una declaración de guerra.  Para ser justos, no firmaron todos los participantes de la coalición: el pichettismo no firmó porque el presidente, Pichetto no se puso de acuerdo con el vice, Pichetto para saber si debería firmar el jefe de prensa, Pichetto o el secretario del partido, Pichetto.


(V) Me rindo... ¡no pude encontrar una quinta prueba!

 

Imagen tomada de https://es.123rf.com/photo_81730892_huella-digital-negra-a-trav%C3%A9s-de-la-ilustraci%C3%B3n-de-trama-de-lupa-investigaci%C3%B3n-criminalista.html